• Se podrán deducir los vehículos turismo que estén 100% afectos a la actividad, es decir, que única y exclusivamente se utilicen para realizar la actividad económica, y en ningún caso y en ningún porcentaje se utilice por un uso privativo. Habrá que poder acreditar este hecho.
  • Por este motivo, es poco habitual que se deduzca el gasto para los vehículos turismo, puesto que el coste de llevar un control exhaustivo del kilometraje y de acreditar el uso exclusivo a la actividad es más costoso que no la propia deducción.
  • Se permite la deducción del vehículo turismo en determinadas actividades, como por ejemplo en los casos de agentes comerciales colegiados. También, algunos vehículos mixtos (furgonetas, etc.) pueden tener una deducción diferente según la situación exacta de la actividad.