Se pierden las bonificaciones (si las hubiera) y se pagarán recargos e intereses (hasta el 20%).