Según la normativa, se tendrá que pedir al propietario que realice una factura específicamente para lo cual. Es decir, tendrá que separar el alquiler en dos conceptos (puesto que los alquileres destinados a la actividad es una actividad sujeta a IVA y los alquileres destinados a vivienda están exentos de IVA).