• Desde la aprobación del Real decreto ley 3/2016, tanto los autónomos como las sociedades pueden aplazar el pago de los siguientes modelos:
    • Pagos fraccionados de IRPF (modelos 130 y 131)
    • Impuesto sobre sociedades (modelo 200)
    • IRPF – Renta (modelo 100)
    • IVA (modelo 303) à Solo se podrán aplazar aquellas liquidaciones de IVA que hagan referencia a cuotas de IVA no cobradas.
  • Por lo tanto, los modelos que no se podan aplazar su aquellos en que actuamos como retenedores (modelo 111 – retenciones de trabajadores y profesionales, modelo 115 – retenciones de alquileres, modelo 123 – retenciones de capital mobiliario), así como los pagos por anticipado del Impuesto sobre sociedades (modelo 202 o 222).