Es una declaración al respecto de los bienes y de los derechos situados al extranjero. Es una declaración tributaria de carácter informativo, es decir, de la cual no resulta ningún importe a ingresar.