• Cuando se capitaliza el paro para dar de alta a un autónomo como persona física, hay que aportar una memoria explicativa sobre el proyecto y la inversión que se realizará y, posteriormente, se tiene que justificar esta inversión con las facturas correspondientes y el alta de autónomos. Por lo tanto, habrá que acreditar que se ha dispuesto de la totalidad del importe recibido a la capitalización, y que este dinero ha sido invertido para iniciar la actividad.
  • En cambio, cuando se capitaliza el paro para constituir una sociedad, el importe resultante del pago único se podrá utilizar exclusivamente para hacer la aportación del capital social de la sociedad, y por tanto, una vez esta haya sido constituida, ya no habrá que tener que invertir este importe en la compra de productos o servicios. De este modo, la justificación de la capitalización quedará acreditada sencillamente con la escritura de constitución, porque en esta constará la inversión realizada como capital social.